Branding Personal para que hablen de tí

La Vanguardia de hoy dedica un amplio reportaje al auge del Personal Branding. Caray, hablan del incremento de agencias que cada vez ofrecen más estos servicios.

En tactilestudio también lo hacemos, nos gusta mucho trabajar con las personas. Estamos convencidos además, que en un escenario tan complejo y tecnológicamente tan bien dotado, los profesionales pueden hacer uso de herramientas para hacer brillar sus habilidades y así abrir nuevas oportunidades de desarrollo. Podéis ver ejemplos de algunos clientes que han confiado en nosotros para ello.

La creación de una marca personal o Personal Branding es tan valorable como la de una Marca Corporativa. Mientras esta última trabaja sobre los valores y objetivos de una entidad u organización, con la marca personal resaltamos la excelencia, el talento, la personalidad y las capacidades individuales.

Puede parecer paradójico, pero hoy para dar consistencia a una marca personal es imprescindible un trabajo en equipo. ¿Porqué? Porque el brillo nace de la interacción entre el profesional y su audiencia, en aquello que es capaz de provocar, en su poder de persuasión y en la influencia que puede ejercer…

En tactilestudio trabajamos a partir de una mezcla de intuición y metodología, junto al cliente, con honestidad y compromiso, proporcionando soluciones estratégicas y creativas para que  el máximo provecho de su marca personal.

El objetivo es facilitar a las personas la comunicación de lo que son y lo que saben.

Nuestra idea es dar un paso más allá de los autores clásicos del Personal Branding, que trasladan casi literalmente las recetas del marketing corporativo a las personas. Hemos visto muchos casos en que este tipo de estrategias desembocan en la generación de una imagen de profesional autocomplaciente y egocéntrico, con resultados más negativos que positivos. Hay que buscar el brillo incluso en las debilidades, sin miedo. Estamos hablando de personas y las personas, somos por naturaleza, imperfectas. No hay porqué ‘vender’ otra cosa.

No resulta fácil señalarle los fallos a las personas brillantes, corremos el riesgo de que nos envíen a tomar viento, pero lo asumimos. Sin honestidad, sin transparencia, sin confianza, no podremos ayudarles adecuadamente y ellos tampoco conseguirán la visibilidad que buscan.

Por eso, como decíamos al principio, el branding personal es un trabajo de equipo, con centro en la persona.

¿Cómo lo hacemos? Indagamos en diferentes aspectos: su singularidad, ambiciones, sueños, valores, talento, pasiones, especialidad, logros, etc.

Según Hubert Rampersad, uno de los gurús de esta modalidad, la generación de una marca personal implica estos pasos:

Definir y formular la ambición personal

Hay que hacer visible a todo el mundo la visión, misión y funciones personales que desempeña. La confianza en sí mismo y la identificación de los sueños es muy importante en la creación de una marca personal. Algunas de las preguntas que hay que responder de forma personal en este proceso son: ¿Quién es? ¿Qué se está buscando? ¿Qué lo hace único? ¿Qué lo convierte en alguien especial y distinto? ¿Qué valores se tienen?

Definir una promesa.

En la creación de una marca personal, la promesa se utilizará como punto de partida para el comportamiento y las acciones que se realicen. Una marca personal debe contener la especificación de todas las ambiciones que se posean, los objetivos, especialidad y atributos.

Plan de acción.

El desarrollo de un plan de acción que sea balanceado es la clave en esta etapa de la creación de una marca personal. Todos los esfuerzos deben abocarse en hacer que la ambición personal y la propia marca que se creará, sean manejables y mensurables en objetivos personales que puedan traducirse en acciones equilibradas. Diseño, comunicación, psicología, tecnología, unidas en la elaboración de una estrategia para encontrar la tipografía adecuada, el logo preciso, los mensajes claros y los canales adecuados para interactuar y alcanzar visibilidad.

Implementación y cultivo de la marca.

La marca personal no tiene ningún valor en absoluto, a menos que se convierta en una realidad, por ello es preciso crearla desde la autencidad  y mantenerla de forma efectiva. Y una marca será real y exitosa, si la persona que la lleva es coherente con ella.

Anuncios

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: