Evolución: del compromiso con el diseño al diseño comprometido

La fiebre del consumo vació de contenido al diseño durante mucho tiempo. Casi sin darnos cuenta nos sumamos a una ola de producción de objetos sin sentido ni responsabilidad ninguna.

Los diseñadores caímos rendidos a las posibilidades y recursos que parecían infinitos con tal de cumplir el objetivo de seducir y nos olvidamos del cimiento que debe regir un buen diseño.

“Si no hay mensaje, ni historia, ni idea, ni narración, ni experiencia útil, no es buen diseño” dice Timothy Samara y quizá habría que añadir  “Si no hay mensaje, ni historia, ni idea, ni narración, ni experiencia útil, ni compromiso con el medio ambiente, ni responsabilidad con el impacto que provoque en el entorno social, no es buen diseño”.

El tiempo de la seducción a cualquier precio ya ha pasado.

El tiempo de arrodillarse frente a las estrategias de marketing más voraces sin preguntarnos nada acerca de los mensajes que se llevaban a la sociedad, ya no se lleva.

Los tiempos de ceguera, narcisismo y despilfarro quedaron atrás, sepultados por el cachetazo de realidad que nos deja esta crisis.

Desde el diseño y la comunicación tenemos que dar un giro necesario hacia otras maneras de hacer, más sensibles y comprometidas. Es una exigencia de supervivencia, y una oportunidad de aportar mayor valor a lo que hacemos.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: