Los clientes no son todos iguales

Habría que acabar con esa voluntad de igualarlo todo de una puñetera vez. No todos los hijos son iguales, ni a todos los queremos de la misma manera. No todas las mujeres, ni los hombres, ni los perros, ni los gatos, ni las plantas, ni las empresas, ni los jefes, ni los compañeros, ni los clientes… son iguales.

Ni los clientes… a ellos quería llegar. Me refiero al cliente (empresa) que solicita por ejemplo nuestros servicios de comunicación.

Esos clientes, los reyes, a los que hasta ahora había que rendir pleitesía fueran como fuesen, exigieran lo que exigiesen y de la manera que fuese… “El cliente manda” ¡Cuántas veces lo hemos escuchado!

Esta frase la teníamos tan asumida que resultaba incuestionable. “Manda”

Si queríamos trabajar con ellos, debíamos “obedecer”… “sus deseos son órdenes”.

La verticalidad era norma

Había que “diseñar estrategias y herramientas para ayudarles a conseguir sus objetivos de marketing” Así, con esa absoluta subordinación… así…

Sin poner sobre la mesa temas que pudieran ser comprometidos…

Sin más convicciones que nuestros honorarios a final del proyecto…

Sin medir el impacto de los mensajes y diseños que se derivaban de aquellos sesudos ppt que, muchas veces, se esforzaban por inventar necesidades para esos productos recién salidos del horno y que debían encontrar como fuese un sitio en el gran escaparate del mercado.

Veamos…

El cliente ya no es un ente abstracto, es una persona o empresa con mucho más que una cuenta de resultados. Es un agente complejo y cargado de valores, mejores o peores.

Un poco gracias a las tecnologías, otro poco a la evolución social y evidentemente a la sacudida económica, algo se mueve en la cultura empresarial, un nuevo discurso agita convicciones antiguas y es  necesario establecer criterios más saludables a la hora de establecer relaciones con ellos.

Algunos clientes (a los que nos referimos) ven peligrar ese halo intocable e incuestionable.

Ya no es viable “el todo vale”. La situación general exige una actitud más comprometida y menos decorativa hacia lo social, lo medioambiental.

Es este punto el que marca la diferencia entre unos clientes y otros (al menos para nosotros).

Aquí mandamos todos

Las reglas de juego comienzan a cambiar y ya no nos importa tanto cuánto (factura) sino cómo (hace lo que hace). El valor ya no lo dice sólo el precio. El valor viene dado por otras variables, también medibles por el impacto de su actividad en lo social, cultural y medioambiental.

Los clientes ya no mandan

Con los clientes es necesario un diálogo de tú a tú (Manifiesto Cluetrain). Sin la jerarquía tradicional de uno sobre otro. Desde la horizontalidad. Sólo en ese plano de igualdad es posible poner sobre la mesa las diferencias de criterio, de valores y también tomar partido. Evolucionar.

En definitiva, nuevas reglas de juego más responsables y atentas, aún arriesgándonos a perder facturación, porque no todo pasa por ahí. Si la comunicación es buena, si hay empatía, si hay valores compartidos, el acuerdo se logra con naturalidad, sin esa sensación incómoda de sometimiento y al final, la retribución cobra una nueva dimensión mucho más abarcadora que no tiene que ver con el dinero.

Al reconocer que no todos los clientes son iguales, abrimos la puerta a relaciones más transparentes, confiables y sólidas. ¿No les parece?

Anuncios

,

  1. #1 por La Communa el septiembre 11, 2012 - 10:27 am

    “Cuando no estamos ocupados siendo tu “mercado objetivo” muchos de nosotros somos tu gente. Preferimos hablar con amigos (Manifiesto Cluetrain) ¿No crees que esto difundiría mejor tu mensaje? ¿No crees que sería mejor  que gastarse miles de euros en una web chulísima llena de colores, menús y mensajes grandilocuentes pero vacíos?. Esto lo deberían aprender muchas marcas, efectivamente todos debemos evolucionar pero la empresa lleva gritando años su mensaje y escuchando poco.

    • #2 por tactilbasic el septiembre 12, 2012 - 3:37 pm

      Efectivamente, estamos totalmente a favor de lo que suscribe el Manifiesto… gracias por tu comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: