Marketing Sostenible por imperativo

El Marketing -a grandes rasgos- ofrece una serie de herramientas estratégicas para organizar la actividad de una empresa hacia determinados objetivos, asentados en una serie de valores… bla bla…
Hay abundante literatura, pero lo cierto es que hasta donde sabemos, el objetivo principal de las empresas es la obtención de beneficios (cuenta de resultados), de modo que el Marketing, en este contexto, actúa como un buen soldado que ofrece herramientas y trucos para cumplirlos.
El Marketing en estado puro es un arma para la guerra, para hacerse lo más fuerte posible frente a los competidores más feroces del mercado, sin dejar escapar ningún detalle, atendiendo todos los frentes… y el trofeo siempre es el mismo, la cifra de negocio, el beneficio…

Su modelo más voraz ha entrado en crisis entre otras razones porque se agotan los recursos, así que aunque a algunos no les guste o les de pereza, es hora de empezar a pensar de otra manera. Pura supervivencia.

¿Sosteni-qué?

Hasta hace muy muy muy poquito tiempo las empresas ni siquiera ponían este término en su boca. La cosa no iba con ellas, la sostenibilidad era un tema de Estado, debatida en foros, que medía esa cosa tan etérea como los niveles de CO2 en la atmósfera…

Pero un buen día el tema entra como el pan nuestro de cada día porque entendemos que todos somos responsables y que cada uno desde su lugar debe tomar partido por la preservación de lo que nos queda en la tierra.

La sostenibilidad es un asunto que nos concierne a todos. La tierra, sus recursos, la dignidad y la supervivencia de las personas está en juego. Nadie puede hacer la vista gorda y además, hacerlo comienza a estar muy mal visto.

Es el momento de hablar de Marketing Sostenible. Pero lo digo con temor. Temo que suceda como pasó hace unos años con la RSE (Responsabilidad Social Empresarial) cuando numerosas grandes empresas aprovechan el momento para realizar campañas que las dejen mejor paradas ante la opinión de sus interlocutores o consumidores, clientes, etc y en ocasiones sólo fue para conseguir beneficios fiscales o un simple lavado de cara…

El Marketing Sostenible debería ser consecuencia de un cambio en la cultura empresarial y no el resultado de una estrategia del departamento de Marketing. Es decir, en la pirámide de decisiones, la voluntad de aplicar estrategias en este sentido deberían ser consecuencia de un replanteamiento ético de la dirección de las empresas. Entender que su actividad y su manera de hacer está en continua interacción con su entorno, y que en todo caso, deben aprovechar las condiciones del mercado para adaptarse y crecer en armonía con éste, evolucionando e innovando desde nuevos espacios de relación con proveedores y clientes.

Anuncios

,

  1. #1 por Maria el septiembre 26, 2012 - 6:57 am

    Las empresas que utilizan la RSE “como lavado de cara” para lograr posicionarse mejor que la competencia, están en la cuerda floja ya que a la larga acaban siendo salpicados por su propia falta de transparencia. Es cierto que a veces se tarda en descubrir que solo es una campaña, pero sinceramente creo que el tiempo pone a cada uno en su sitio y sólo aquellas empresas en las que está realmente integrada en la cultura empresarial se verán recompensadas.
    Es el momento de empezar a pensar más en la Responsabilidad Social Interna, de darle un buen empujón y que sea desde dentro desde donde se haga ese “Marketing Sostenible” que mencionas, que no será más que el reflejo de unos empleados verdaderamnete comprometidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: